Mi presupuesto Anual como Nómada Digital

Tener un presupuesto Anual o mensual es fundamental para poder llevar una vida como Nómada Digital.

Si tienes ganas de saber, de mi propia voz, cual es mi presupuesto anual para vivir como Nómada Digital y por qué, te recomiendo que le des al Play al episodio #7 del Podcast Nómada Digital.

La diferencia entre un Nómada Digital y un viajero temporal.

Para mí el nomadismo Digital es una filosofía de vida, no consiste únicamente en vivir viajando, sino en ganarse la vida desde cualquier lado gracias al mundo digital y poder cambiar de sitio en cualquier momento.

Evidentemente, para que este estilo de vida sea sostenible, hay que generar más ingresos que gastos.

Un presupuesto anual nos sirve para tener una referencia y controlar los gastos.

En mi caso, mi presupuesto anual para gastos personales es de 12.000€. A pesar de tener un presupuesto de gastos mensuales de 600€/mensuales, lo que equivaldría a 7.200€/año. Tengo además un presupuesto para viajes de 2.000€/año. El resto de dinero (2.800€) lo utilizo para gastos generales, como el seguro de viajes anual, el seguro de mi equipo fotográfico, compras varias y emergencias que puedan suceder.

Para seguir viviendo como Nómada Digital, cada año tengo que ganar más de 12.000€

"La importancia de tener un presupuesto anual es la tranquilidad que me da saber que si gano más que esa cifra tengo el tema económico resuelto".

Según mi presupuesto anual, esa es la cantidad de dinero que necesito ingresar para poder llevar de manera sostenible la vida que llevo. Tener determinada esta cifra me va genial para tener muchísima tranquilidad económica.

Ya sé cuanto dinero necesito para vivir como quiero. Así que lo único que debo hacer es preocuparme de ingresar más que esto. Dicho así suena muy fácil, pero todos sabemos que no lo es.

Si quieres conocer cómo me gano la vida como Nómada Digital, te recomiendo que leas y escuches el artículo enlazado.

Controlar el gasto diario me sirve para controlar mi presupuesto anual.

Creo que es uno de los mejores hábitos que he adoptado en mi vida: Controlar absolutamente cada centavo que sale de mi bolsillo. De esta manera, puedo saber cada día cómo voy económicamente y puedo cumplir mi presupuesto mensual.

De hecho, antes de controlar mi gasto, a mí me pasaba lo contrario de lo que te puedas imaginar: Gastaba menos de lo que me podía permitir. Ante el temor de gastar de más, reducía mis gastos. Y me terminaba privando de cosas.

Desde el momento en que comencé a registrar mis gastos, vivo muchísimo mejor, no me preocupo por gastar de más y me doy mis gustos de vez en cuando sin tener remordimiento de conciencia.

Sé que tengo un gasto promedio disponible de 20€, que normalmente no llego. Y aunque haya días en los que sí que gaste de más, me es muy fácil compensarlo con un par de días de austeridad.

Deja un comentario