Buscar siempre alternativas

Cuando quiero algo y me dicen NO, casi nunca lo acepto. Soy así desde niño.

Tiene una parte muy mala y que he tenido que aprender a gestionar desde siempre: Llevo fatal la frustración.

Pero tiene otra muy buena: Consigo convertir NOes en Síes. Porque casi siempre encuentro alternativas.

encontrar alternativas

Si tuviera que definir el mayor valor que tengo a la hora de negociar, diría que es el de empatizar con las necesidades de los demás. Entender qué es lo que necesita el otro y encontrar la mejor manera de que ambas partes estén de acuerdo. Pero hay muchas veces que no se trata de una negociación con alguien, sino de leyes, imposiciones o vías a seguir.

Cuando me encuentro en un callejón sin salida, sigo buscando una alternativa, siempre. Aquellos que me conocen bien, saben que “Pasar por el tubo” no entra en mi cabeza.

De nuevo, esto tiene un problema: Casi nunca descanso porque siempre estoy buscando opciones.

Que a su vez tiene otra virtud: Consigo llegar a sitios que quiero, aunque sea de maneras inhóspitas.

Buscar siempre alternativas

Quiero contarte algunas de las alternativas que he encontrado a preguntas que te habrás hecho:

  • Cuando te digan que no se puede vivir viajando.
  • Cuando te digan que tienes que trabajar para vivir.
  • Cuando te digan que sin estudios no llegarás a ningún lado.
  • Cuando te digan que no se puede trabajar sin apenas pagar impuestos (de manera legal).
  • Cuando te digan que no puedes realizar tus sueños todo el tiempo.

Cuando te digan todo eso…

NO les escuches. Y si lo haces, diles que se equivocan.

Que sí se puede. Y yo soy una prueba de ello. Porque en lugar de buscar excusas, me dedico a buscar alternativas.

Es por eso que a pesar de no tener casa, tengo 3 bases estables en 3 países diferentes que no solo me sirven para pasar temporadas en ellas, me generan ingresos. Varios negocios digitales sin tener estudios (con los que me gano muy bien la vida). Y sigo viajando, a pesar de que me dijeron que no podría.

La última de las veces: me habían dicho que no se podía viajar en moto con mi licencia de conducir. Que no era posible.

¿Sabes en qué estoy viajando por Europa ahora, verdad? 😉

Mira, alternativas hay un montón. Y cuando parece que ya no las hay, seguirá habiéndolas, seguro.
Nada hay más importante que las ideas.

Grábate esto:

El primer paso hacia la libertad es saberte capaz de conseguirla. El segundo es no aceptar otra cosa.

Hasta la victoria siempre,

Carles.

PD: Si quieres juntarte con más personas que buscan alternativas a la vida, este es exactamente tu lugar.

 

Deja un comentario