fb

Crear libertad, un propósito por el que vivir.

Hace meses que me ronda por la cabeza esta idea y hoy en la ducha he tenido un momento de reflexión que me ha permitido aterrizarla. Así que voy a tratar de plasmarla en este correo y en un episodio del podcast Nómada Digital.

Te pongo en precedentes para que partamos de una base: 2018, mi mundo se va a la mierda y decido continuar mi vida como un Nómada Digital y emprendedor de negocios digitales.

Desde entonces ha llovido ya un rato y han pasado muchas cosas. Pero resumiéndolo muchísimo: tuve éxito en lo que me propuse, pero me desvié del camino de mi propósito.

Más bien, el propósito cambió.

 

Abrí tropecientas empresas y negocios, conseguí de nuevo la libertad financiera y me aseguré un futuro en el que no tendré que preocuparme por el dinero personal.

Pero por otro lado me llenaba un sentimiento de agotamiento, no porque currara mucho -que también-, más bien era porque curraba sin sentido. 

Empecé a darle muchas vueltas y me di cuenta de que lo que en realidad me llenaba era el único proyecto que hacía sin que tuviera una finalidad económica.

Cada vez que grababa un episodio del podcast Nómada Digital, daba una charla en Alternatribu, escribía un correo como este… Mi vida se llenaba, algo tan simple como esto, me sentía lleno. El día había merecido la pena.

Supongo que esto lo transmitía en lo que hago y cada vez más gente escuchaba aquello que tengo por decir, compartía en la comunidad y me contestaba correos explicándome que algo de lo que estaba creando le había sido útil.

Y entonces mi día valía mucho más la pena, porque me parecía que mi vida estaba valiendo la pena. 

 

Hubo un momento crucial, cuando juntamos a la tribu físicamente en abril del 2023, me di cuenta de que esto estaba impactando en serio, que lo que en mi cabeza era un intento, estaba teniendo un resultado real.

Se sembró una semilla que ha ido germinando. Bueno, en realidad la semilla estaba allí ya y lo que se hizo más bien fue echar una tonelada de abono a una plantita que nacía.

El caso es que a los dos meses me encontraba en la otra punta del mundo dirigiendo un proyecto mastodóntico con el que ganaba mucho dinero y que… ya no me importaba. Así de simple.

Cada día que no hacía algo para cambiar mi realidad, me quemaba.

De esto, nacerá un libro, que está en el horno ya. Pero en paralelo nació una determinación absoluta: a mí lo que me llena es este proyecto.

Dándole muchas vueltas y rediseñando todo, he entendido lo que realmente quiero con ello: crear un espacio que genere libertad. 

A través del conocimiento, de la interacción en la comunidad, de las quedadas y talleres presenciales, de los directos… 

El caso es que quiero que sea útil en muchísimos ámbitos.

 

  • Que sirva para que un emprendedor pueda desarrollar su negocio. Tenemos talleres, cursos, directos e incluso mentorías personalizadas para emprendedores.
  • Que sea un punto de encuentro para todos aquellos que no creemos en el modelo social actual. Vamos camino a los 500, pero es el mensaje más repetido: “Me sentí rodeado de amigos desde el primer momento”. 
  • Que sirva como repositorio de conocimiento alternativo: ¿Y si creamos un espacio en el que familias puedan encontrar info sobre educación alternativa? ¿Y si también está un apartado de fiscalidad para que los nómadas no tengan que ser asaltados cada año? ¿Y si también…?
  • Que sirva como soporte para dudas. Que la comunidad pueda interactuar y entre todos ayudemos a resolver las dudas que van saliendo por el camino.
  • Que sea un punto de encuentro para generar proyectos. Ya van varios miembros que establecen negocios y proyectos en común.
  • Que pueda servir como primer paso a una alternativa real de vida. 

 

Y cuando lo escribo, me doy cuenta de que, en realidad, ya lo hemos logrado. Porque todo esto que puedes leer aquí arriba, ya sucede. Así de simple. 

Y mi trabajo ahora es el de potenciarlo, hacer que pase más, sin parar y sin pausa, porque no tenemos un destino final.

Pienso firmemente que en unos años veremos este proyecto y nos acordaremos de momentos como este, o de momentos de más al pasado y fliparemos y diremos: “¡Mira donde estamos y de dónde veníamos!”.

Porque cada vez avanzamos más rápido, porque cada vez somos más.

Yo me he dado cuenta que, hasta que cambie de opinión, esto es mi propósito vital. Y por el momento, no veo por qué debería cambiar de opinión nunca.

 

Cada semana comparto en la Newsletter contenido de valor

Simplemente rellena tus datos y recibirás el regalo directamente en tu bandeja de entrada 😉

Deja un comentario