Nomadismo y minimalismo

No tener un lugar fijo para establecerse, implica reducir tus cosas a la mínima expresión. De ahí que el nomadismo y minimalismo vayan de la mano.

Vivir viajando te lleva a entender que realmente son muy pocas las cosas que necesitas. Además, el desapego a lo material es un arma muy poderosa para conocerte a ti mismo.

Pero más allá de estas razones, el minimalismo viajando te ayuda no solamente a alivianar tu carga, también hace tu travesía más económica, sencilla, rápida y ligera.

No tener una residencia fija, implica no sólo vivir con pocas cosas sino un estilo de vida diferente, plateándote conceptos como el consumismo, el cuidado del medio ambiente, la moda, la sostenibilidad …

Pero vayamos paso a paso.

 

Consejos para viajar minimalista

Entonces, para ayudarte a organizar tu maleta y que no te sobre ni te falte nada, aquí te traigo algunos consejos para que te conviertas en un viajero minimalista.

Si quieres ver que es lo que llevo en mi maleta de viaje no te pierdas esta artículo

Lleva justo lo necesario

Sí, este primero consejo parece bastante obvio, pero el asunto aquí es saber determinar qué es lo realmente necesitaremos en nuestro destino.

Lo primero que tienes que analizar son las características del lugar al que te diriges. El tipo de ropa que lleves dependerá del clima. De nada te sirve un suéter de invierno si te vas al Caribe.

Otros factores a considerar son las actividades que planeas realizar. Más allá de que vas a trabajar, no tiene sentido ser un Nómada Digital sin adentrarte, conocer y participar de las actividades del lugar donde te encuentras.

Si vas a un lugar montañoso, necesitarás ropa de abrigo. En cambio, si estarás en la costa, no olvides tu traje de baño.

Olvídate del “por si acaso”

Una de las principales razones que nos lleva a meter carga inútil en nuestra maleta es el “por si”. 

La idea de que metiendo objetos adicionales vamos a estar mejor preparados ante los imprevistos, es totalmente errónea.

Solo piensa por un instante en la cantidad infinita de situaciones inesperadas que nos pueden suceder durante un viaje.

¿Lo ves? No importa cuántas cosas no indispensables lleves, nunca podrás cubrir todas las eventualidades.

En lugar de pensar en anticiparte a ellas, aprende a afrontarlas con naturalidad. En el mundo actual, puedes comprar rápidamente todo aquello que puedas necesitar.

Cómo reaccionamos ante ellos es lo que realmente nos lleva a zafarnos de las situaciones incómodas, no la cantidad de objetos que tengas en tu maleta.

 

Carga con poca ropa

Planifica tu vestuario en no más de una semana. Asegúrate de cargar con ropa suficiente para vestir por siete días, de manera tal que tengas holgura suficiente a la hora de lavar.

La ropa es, de lejos, el ítem que más espacio ocupa en una maleta. Si logras reducirlo al mínimo posible, conseguirás viajar bastante ligero.

El calzado es de suma importancia. Lleva únicamente el necesario, porque de lo contrario, aumentarás mucho no solo el volumen de tu maleta, sino también su peso.

El jabón es algo barato y de fácil acceso en cualquier parte del mundo, así que por más corta que sea tu estadía, no tiene sentido cargarle un kilo más a tu maleta solo por ahorrarte un par de euros.

 

Cuidado con la bolsa de aseo

bolsa aseo minimalista

El equipamiento para el cuidado personal es una de las cosas donde más podemos ahorrarnos carga en la maleta.

Es suficiente con llevar tu cepillo de dientes, desodorante y protector solar.

Todo lo demás puedes comprarlo en el lugar del destino, y más aún si vas a quedarte una temporada.

Una vez más, no tiene sentido que cargues con la loción, el champú, el gel del cabello y el talco de pies. Todos son artículos pesados y económicos, que puedes comprar en cualquier tienda al llegar.

Y cuando sea el momento de regresar, si aún te quedan algunas de estas provisiones, dónalas a algún otro viajero que hayas conocido o simplemente déjalas en el último alojamiento.

 

Realiza una lista

Antes de viajar, toma lápiz, papel y empieza a escribir todo lo que creas que necesitas llevar.

No tengas filtro. Anota todo lo que te venga a la mente, sin pensarlo. Ahora, cuando creas haber terminado, empieza a depurar la lista.

Léela al menos unas 10 veces, con el objetivo de eliminar un ítem en cada repaso. 

Al hacer esto, te darás cuenta que es mucho más fácil de lo que parece el prescindir de objetos innecesarios.

Y mientras más cosas taches de la lista, más libre te vas a sentir. Empieza a hacer este ejercicio un par de días antes del momento en que te toque empacar.

 

Compra una maleta pequeña

Mientras más espacio tengas, más espacio vas a querer llenar. 

Limitar el tamaño de tu maleta o mochila es una excelente manera de verte obligado a reducir la cantidad de cosas que llevas.

Hoy en día, es común ver en los aeropuertos a viajeros con hasta dos y tres maletas gigantes para un viaje de una semana.

No caigas en ese grupo y solo lleva tu pequeña maleta o, en el mejor de los casos, una mochila.

 

Maximiza tu espacio

viaje minimalista

Tanto las mochilas como las maletas vienen equipadas con bolsillos y compartimientos estratégicos.

Aprender a doblar la ropa de manera tal que ocupe poco espacio, es una habilidad primordial para un Nómada Digital.

En este vídeo verás una forma fácil y práctica de doblar tus camisetas.

La mayoría de las personas podrían pensar que un estilo de vida viajero, es un estilo de vida desordenado.

Por consiguiente, todo lo que cargues en tu maleta debe ir perfectamente ubicado, en pro de que optimices el espacio del que dispones.

 

Ten cuidado con lo que compras

Durante tu estancia en otro país es posible que quieras  hacer tuyo el lugar donde resides, comprando pequeños objetos para hacer él día a día más confortable ( una taza, una manta, etc…) esto puede suponer un peligro a la hora de marchar.

Cuando toque  regresar a tu Base Nómada, seguramente y de manera incosnciente muchas veces, habrás acumulado nuevos objetos o prendas que dejarán pequeña tu maleta o mochila.

Para decidir que llevarte o abandonar puedes seguir el consejo de Marie Kondo «Quédate unicamente con lo que te hace feliz».

 

Piensa en tu último viaje

Recuerda cuándo fue la última vez que viajaste y cuántas cosas de las que empacaste, terminaste por no utilizar.

Es necesario aprender de las experiencias pasadas para no cometer los mismos errores. También, piensa si hubo algo que necesitaste y no tenías, para que lo sumes a la lista de cosas por llevar.

Este ejercicio te ayudará mucho a tener una maleta llena de cosas realmente útiles y necesarias. 

 

No lleves libros

La costumbre de leer es bastante habitual entre nómadas digitales, y, ¿qué mejor que leer un libro en físico? 

Pues bien, esta no es la mejor alternativa al momento de viajar, ya que los libros son pesados y ocupan bastante espacio.

Mientras estés fuera de tu base, recurre a la Kindle. Aunque, si eres un apasionado de la tinta y el papel, no hay nada mejor que asistir a la biblioteca local y dejarte maravillar con lo que encuentres.

 

Ventajas de viajar minimalista

mapa viaje

Ya sea un viaje de negocios, placer, o simplemente tu estilo de vida, estas son algunas de las ventajas de llevar el menor equipaje posible:

  • Menos gastos: Si vas a viajar en avión, te evitas el costo de facturar equipaje extra. Además, si solo llevas mochila, puede que consigas pasajes mucho más económicos. Por otro lado, si te gusta viajar en coche e ir disfrutando el paisaje, mientras más ligero vayas, menos combustible consumirás.
  • Es más rápido: Puedes facturar tu billete aéreo por Internet y ahorrarte las tediosas colas en los mostradores para declarar el equipaje. Y cuando llegues a destino, solo debes tomar tu mochila y salir a la calle, sin tener que pasar horas esperando por tu maleta. También, cuando sea hora de irte a otro lugar, en un par de minutos tendrás tu equipaje listo.
  • Mayor libertad: Tienes un margen de maniobra más amplio. Si por alguna razón no te acabó gustando el sitio que tenías rentado para el hospedaje, puedes coger rápidamente tus cosas y marcharte a otro lugar. O si surgen planes de imprevisto, solo tienes que tomar tu mochila e irte hacia donde te esté llevando el destino, sin preocuparte por las cosas materiales que estés dejando atrás.
  • Más seguro: Si solo llevas una mochila con las cosas indispensables, corres menos riesgo de perder objetos o de que te los roben.

 

El minimalismo como estilo de vida

 

Si nos vamos hasta la raíz de la palabra, el minimalismo es una corriente artística que tiene como premisa reducir todo a lo esencial.

El minimalismo no está en contra de los bienes materiales, ni mucho menos se relaciona con un estilo de vida austero.

Por el contrario, las personas con estilos de vida minimalistas son ricas en algo muy necesario: Libertad

Cuando dejamos de perseguir objetos materiales innecesarios y comenzamos a coleccionar experiencias de vida, nuestro bienestar general aumenta drásticamente.

En este punto, es fácil darse cuenta que el espíritu se enriquece en base a lo que se vive, y no a lo que se tiene.

Una vez más, debo dejar claro que el minimalismo no significa vivir sin posesiones.

De la forma en que yo lo veo, más bien se trata de aprender a vivir sin estar apegado a ellas.

Enfoca tu energía, pensamientos y esfuerzos en coleccionar momentos. De esta manera, tu sentimiento de realización personal estará mucho más fortalecido que si únicamente te dedicas a comprar cada vez más y más cosas.

Como Nómada Digital, ser un desprendido de los objetos materiales es vital.

Saber dejar cosas atrás y aprender a cargar con lo justo es una experiencia liberadora, que se aplica no solo en los viajes y en el día a día, sino en toda la vida en general.

 

Cómo empezar un estilo de vida minimalista

minimalismo libertad viajera

Hay algunas acciones y pequeños trucos que, de a poco, te llevarán a entender lo beneficioso de reducir tus pertenencias al mínimo, sobre todo al momento de viajar.

  • Empieza por tu ordenador: Para un Nómada Digital, el ordenador es uno de esos objetos fundamentales. Es común acumular en él archivos, imágenes y hasta canciones viejas que no necesitamos. Empieza haciendo una limpieza profunda de tu computador, y solo deja lo que realmente necesites.
  • También con el móvil: Sí, todos tenemos una cantidad absurda de imágenes en el móvil que ni sabemos cómo llegaron ahí. Tómate un par de minutos para eliminar toda esa basura que tienes acumulada en el teléfono. Y no solo me refiero a contenido multimedia, también a viejos contactos y aplicaciones que hace mucho no utilizas.

Aprende a decir “No”: No asumas compromisos que no te apetecen solo por presión social. Para tener una vida más simple, regularmente tendrás que decir que “no” a propuestas que, de entrada, sabes que son únicamente una pérdida de tiempo y energía.

 

Deja un comentario