Nos están enseñando que la libertad es un privilegio

Apenas escribo el título de este artículo y me horrorizo de pensar lo que muy pronto podría ser una realidad.

Bajo la bandera del proteccionismo, de salvaguardar la sociedad, la economía y el “estado del bienestar” se están tomando medidas muy drásticas. Necesarias por ahora, pero consecuencia de decisiones del pasado de ellos mismos: privatizaciones masivas, desfalcos, robos del erario público, etc. Décadas de nefasta gestión nos han llevado a dónde estamos ahora.

La población está auto-privándose de libertad, de manera voluntaria, consciente y solidaria, porque sabemos que si no lo hacemos, las consecuencias serán peores, todo colapsará y morirían muchos más.

Ya habrá tiempo de rendir cuentas después, cuando todo esto pase, nos dicen. Veremos hasta cuando somos capaces de autocensurarnos, de mantenernos en confinamiento masivo, de aguantar hasta que las cosas mejoren. Lo de que las cuentas se rindan, quedará en el deseo frustrado de algunos, reinará el olvido y la impunidad.

Espero que no tengamos que ver terribles situaciones que solo tienen cabida en el imaginario para muchos y que otros ya conocemos: saqueos, impunidad, represión indiscriminada…

Del confinamiento saldremos doblegados, con la cabeza baja y aceptando muchas cosas que creíamos derechos inquebrantables: poder circular libremente, por ejemplo.

Para que no haya un segundo repunte de infecciones nos van a decir que no salgamos todos de golpe, que habrá que hacer turnos, que hay que salir poco a poco, sin aglomeraciones, manteniendo una distancia social, etc.

Es cierto, muy probablemente serán necesarias estas medidas para que no se desborde el precarizado sistema sanitario que tenemos. Y digo precarizado y no precario porque precario es el de muchísimos otros países, donde no hay ni ha habido recursos suficientes, el nuestro es precarizado, porque han sido los gobernantes los que lo han decidido así. Ha sido necesaria una crisis sanitaria como esta para que nos veamos la magnitud de la tragedia. Ya habrá tiempo de rendir cuentas después…

También se ha aceptado un recorte de la libertad de expresión importante: debemos autocensurarnos, no “meter leña al fuego” porque claro, hay que salvaguardar la unidad antes que nada en estos momentos. Personal sanitario y trabajadores no pueden denunciar las malas condiciones y la falta de desprotección, eso no es patriótico, eso no ayuda.

Pronto nos dirán también que el dinero en efectivo es peligroso, que mejor anularlo y obligarnos a que lo pongamos todo bajo su resguardo, no vaya a ser que no lo puedan controlar.

Esta semana por primera vez empiezo a escuchar por muchos medios una noticia que retumba en mi cabeza y que horroriza de pensarlo, parece que estemos viviendo y protagonizando un episodio de la futurística serie Black Mirror.

Implantar microchips de manera masiva. Esto lo han soltado como “un quizás”, una drástica opción por ahora muy remota que ni siquiera se contempla, pero que ya suena demasiado como para que no se esté contemplando.

Por el momento están hablando de unos “dnis virales”, donde se sepa quién ha sufrido el coronavirus y quién no, porque se supone que creamos anticuerpos -aunque todavía no tienen seguridad de ello-.

Pero pronto se dará por hecho que lo de los dnis virales es demasiado blando y que necesitamos mayores medidas de control, que si no es un microchip, deberá ser un nanotatuaje con un identificador personal.

Nos restringirán y recortarán la libertad de movimiento personal, creando ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda.

En la conciencia colectiva nos ha quedado claro que cualquier persona puede ser un potencial desastre nacional, un infectado que ni siquiera lo sepa puede matarnos a todos. Divide y vencerás.

En la implementación de un nuevo orden mundial, basado en el control social no está la solución, por lo menos no está NUESTRA solución, porque la suya sí que lo será.

La solución real y efectiva a estos problemas pasa por cambios radicales en la distribución de los recursos, pasa por cambios radicales en la política y en las prioridades:

Si en lugar de tener miles de ineptos con un fusil en carísimos cuarteles, aviones y barcos tuviéramos un verdadero ejército de médicos preparados, bien equipados y coordinados, entrenados contra pandemias coordinados entre países -igual que lo hace la OTAN con sus ejercicios-, estaríamos ahora lamentando muchísimas menos muertes. El inminente colapso económico sería mucho menor y podríamos dormir sin tener que pensar en que cualquier día un familiar nuestro puede terminar en un hospital y le nieguen un respirador porque no hay suficientes.

De esta crisis, amigos, vamos a salir todos muy mal parados, menos los de siempre, vamos a perder libertades que ni sabíamos que teníamos, derechos fundamentales que dábamos por supuestos y que actualmente ya no lo son.

¿Movernos de un lado a otro o ir a hacer una visita sin dar explicaciones? Cuando a futuras generaciones les expliquemos que no era necesario un permiso para ello, alucinarán.

Ojo, que lo que comienza con “una app de ayuda” obligatoria en tu móvil termina con la implementación de un chip de desconexión con control remoto.

Que no nos quiten la libertad

Episodio 15 de la mini-serie en confinamiento del podcast Nómada Digital que puedes escuchar aquí:

3 comentarios en «Nos están enseñando que la libertad es un privilegio»

  1. De acuerdo Carles..es «el nuevo orden mundial » concepto que la sociedad en general no entiende y/o no ha querido entender, unos por sus limitaciones académicas y otros por su comodidad, por pertenecer a una supuesta élite social que se creía intocable desde su zona de confort, emanada del poder económico del capitalismo salvaje.

    Responder
  2. Y si realmente lo que estamos viviendo es el resultado de que el sistema Chino comunista neoliberal, poquito a poquitoi gual que han aprendido que tenemos un precio para comprar nuestros negocios, han comprado la OMS y van a ejercer su sistema a través de nuestro gobierno, que sigue los dictámenes y la oja de ruta que la OMS nos dicta? Qué qué extraño es que siga la oja de ruta que sigue china y qué raro que allí se generaron los patrones de miedo que luego desde aquí los medios se siguen encargando de vendernos como ejemplo para ver al miedo

    Responder
  3. Hola, es el primer artículo que leo sobre tu web y veo claramente tu descontento con el sistema. Te recomiendo MUY ENCARECIDAMENTE que eches un vistazo a la la página web de un movimiento que está surgiendo y el cual pretende cambiar el sistema político actual. Lo más probable es que no lo hagas, pero si te interesas un poco (tanto tú como cualquier otra persona que esté leyendo esto) posiblemente coincidas en que es lo que necesita nuestro país.

    Pretende acabar el sistema político actual en el cual elegimos a partidos con listas cerradas y programas electorales los cuales no están obligados a cumplir, lo cual hace que estemos en una falsa democracia y jueguen con nosotros mientras ellos cobran unos sueldos desmesurados. Todo además sin tener que demostrar ningún tipo de mérito ni capacidad. De ahí que tengamos un ministro de sanidad que sea filósofo por ejemplo, o que por ser la mujer de… o el amigo de… te asegures una buena posición en el partido y un sueldo vitalicio . Para perpetuarse en el poder buscan confrontarnos haciéndonos elegir ente si somos de derechas o de izquierdas intentando manipularnos simplemente para que sigamos votándolos y perpetuarse en el poder.

    Y un sinfín de injusticias más que quedan explicadas mejor en la web y en los vídeos de las charlas que han dado, pero lo más importante es que se busca LA SOLUCIÓN A ELLAS (el cual es el objetivo a alcanzar con este movimiento) . Se está extendiendo poco a poco y necesita difusión. Toda ayuda es buena así que te animaría incluso a escribir sobre ello ya que en cierto modo es un camino hacia la libertad como sociedad.

    Responder

Deja un comentario