Mi primer negocio: Food trucks

Hoy vamos a hablar de negocios. Precisamente os hablaré de mi primer negocio serio. El primero que me fue bien y me duro mucho tiempo. Con este negocio me comencé a plantear la libertad financiera. Hoy hablaremos de “food trucks”.

Lo que hoy se conoce como food truck son los remolques de comida rápida de toda la vida. Un anglicismo que añade glamur a un tipo de negocio, pero que técnicamente es lo mismo. En mi época se les llamaba sencillamente remolques de comida rápida.

Comencé con los remolque el 2010. Mediante un crédito familiar, monte mi primer remolque de comida junto a un amigo. Vendíamos kebabs, patatas fritas y bocadillos. En conciertos y fiestas mayores. Entonces tenía 22 años y nos conocíamos a mucha gente del entorno festivo y popular. Esta red de personas que organizaba fiestas mayores y conciertos nos facilitó los contactos para que nos salieran bolos a buenos precios.

 Así estuve un tiempo, trabajando junto a mis compañeros que formaban parte del proyecto. Con el tiempo descubrí que quería vivir de mis negocios pero trabajando solo. Es difícil encontrar un equilibrio entre capacidad de trabajo y reparto de beneficios entre socios si no todos se implican de igual manera. Fue por eso que decidimos venderlo todo y empezar de cero.
food truck

Nos dimos cuenta de que ahí había un nicho de mercado. La organización de las fiestas sí se encargaba de las barra de bebida, pero nunca pensaban en la comida.

Así empezamos, montando el remolque en conciertos y en fiestas de pueblo. Como os podéis imaginar, el primer día no fue exactamente bien. Nos metimos a cubrir un festival de 15.000 personas siendo el único remolque presente ahí. Obviamente cometimos un error de cálculo y los números no salieron como nos habría gustado. Además, fue un día accidentado, literalmente!

Fue un desastre pero tratamos de aprender de la experiencia. La verdad es que nos sirvió de mucho. Al final, un negocio se fundamenta a base de la experiencia: prueba y error. Es importante no desesperarse y aprender siempre. Nadie nace enseñado.

Empezar de cero

Empecé de cero con los remolques, pero esta vez, solo. Con la venta del primer remolque pude invertir en un segundo remolque: más grande y con más capacidad. Fue una inversión importante. Con ese remolque empecé a trabajar muy bien. Devolví los créditos y pude llegar a tener hasta 5 remolques más con un equipo de gente detrás!

Si tengo que buscarle la parte negativa, confieso que era un negocio cansado. Trabajar de noche, con lo que implica, los fines de semana y turnos larguísimos me fue quemando. También es cierto que mi implicación era del 200%. Al ser mí negocio, trabajaba más que el resto de empleados. Me fui quemando paulatinamente y terminé dejando el negocio.

A eso debo juntarle que cada vez viajaba más a Nicaragua y me daba más pereza volver para hacer la temporada de verano con los remolques.

El tema de los remolques me duró tiempo y me pasó de todo: peleas nocturnas, borrachos, anécdotas e historias para no dormir… que ahora quedan en la experiencia y me sirven como aprendizaje.

Este negocio me permitió empezar una vida nueva en  Nicaragua. Construirme la casa ahí, empezar otros negocios en el país, centrarme en la fotografía, etc.

food truck

La experiencia es un grado

En resumen, fue una buena experiencia como negocio de la que me llevo, sobretodo, haber aprendido algunas cosas básicas parar mí:

  • ​Trabajar con socios es complicado
  • ​No se debe trabajar con amigos, ya que genera tensiones
  • ​La humildad del trabajo y lo duro que es emprender por uno mismo
  • ​La capacidad y confianza en mí: soy capaz de sacar adelante un negocio si me lo propongo

Todo esto es lo que me ha ayudado a fortalecer los siguientes pasos en mi vida y a hacer crecer nuevos negocios. Negocios de los que os hablaré en el siguiente episodio!

2 comentarios en «Mi primer negocio: Food trucks»

  1. Carai! Carles. Me has dejado alucinada con estas cosas que cuentas. No sabía que tenías este otro podcast. Gracias por compartirlo.
    Tendrás un problema con la autoridad pero carajo! tienes taaantas virtudes y buen saber que das lecciones de sabiduría a todo. Un lujo escucharte. Yo también he conenzado a entender y poner en practica la libertad financiera. Gracias.

    Responder
    • Gracias Ana! Qué palabras tan bonitas 🙂 Me alegra que te guste mi proyecto más personal.

      Responder

Deja un comentario