Mil fans verdaderos, en español. El famoso texto de Kevin Kelly.

Cuando pensamos en emprender un proyecto personal, tendemos a pensar en grandes cifras. Conseguir muchos clientes y buscar, cada vez, más y más gente nueva que compre nuestros productos.

Pero lo cierto es que hay muchísimos negocios online potentes que no se centran en eso, en lugar de buscar audiencia masiva, se dedican a crear una comunidad fiel a ellos que compre sus productos.

Actualmente me estoy leyendo el libro “Armas de titanes”, de Tim Ferriss, que está lleno de perlas interesantes.

Una de ellas, habla de que ha recomendado un millón de veces el artículo del blog titulado “mil fans verdaderos”, de Kevin Kelly.

Me ha parecido interesantísimo de leer, si quieres hacerlo en la versión original, te dejo el enlace al final del texto. Si quieres hacerlo en español, a continuación encontrarás “1,000 True fans” que he traducido textualmente para compartirlo aquí:

“Esta es una versión editada y actualizada de un ensayo que escribí en 2008, cuando esta idea, ahora tan popular, estaba en estado embrionario y era muy poco convincente. Recientemente lo reescribí para transmitir las ideas centrales, sin detalles desfasados. Este ensayo revisado aparece en el nuevo libro de Tim Ferriss, Armas de titanes. Creo que el concepto de los 1.000 Fans Verdaderos será útil para cualquiera que haga cosas, o que haga que las cosas sucedan. Si todavía quieres leer el ensayo original de 2008, mucho más extenso, puedes conseguirlo al final de esta versión. – KK

Para ser un creador de éxito no necesitas millones. No necesitas millones de dólares ni millones de clientes, ni millones de fans. Para ganarse la vida como artesano, fotógrafo, músico, diseñador, autor, animador, creador de aplicaciones, empresario o inventor sólo necesitas miles de verdaderos fans.

Un verdadero fan se define como un fan que comprará cualquier cosa que produzcas. Estos fans acérrimos conducirán 300 kilómetros para verte cantar; comprarán las versiones de tapa dura, tapa blanda y audible de tu libro; comprarán tu próxima figurita sin verla; pagarán por la versión en DVD de lo mejor de tu canal de youtube gratuito; acudirán a la mesa de tu chef una vez al mes. Si tienes aproximadamente un millar de verdaderos fans como estos (también conocidos como superfans), puedes ganarte la vida, si te conformas con ganarte la vida pero no una fortuna.

Así es como funcionan las matemáticas. Tienes que cumplir dos criterios. En primer lugar, tienes que crear lo suficiente cada año como para ganar, de media, 100 dólares de beneficio por cada verdadero fan. Eso es más fácil de hacer en algunas artes y negocios que en otros, pero es un buen reto creativo en todos los ámbitos porque siempre es más fácil y mejor dar a tus clientes actuales más, que encontrar nuevos fans.

En segundo lugar, debes tener una relación directa con tus fans. Es decir, ellos deben pagarte directamente. Te quedas con todo su apoyo, a diferencia del pequeño porcentaje de tus honorarios que puedes obtener de un sello musical, una editorial, un estudio, un minorista u otro intermediario. Si te quedas con los 100 dólares de cada verdadero fan, sólo necesitas 1.000 de ellos para ganar 100.000 dólares al año. Eso es suficiente para la mayoría de la gente.

Es mucho más factible aspirar a mil clientes que a un millón de fans. Un millón de fans de pago no es un objetivo realista al que aspirar, especialmente cuando se está empezando. Pero mil fans son factibles. Incluso puedes ser capaz de recordar mil nombres. Si añadieras un nuevo fan verdadero al día, sólo tardarías unos años en conseguir mil.

El número 1.000 no es absoluto. Su importancia radica en su orden de magnitud aproximado: tres órdenes menos que un millón. El número real tiene que ajustarse a cada persona. Si sólo puedes ganar 50 dólares al año por cada verdadero fan, entonces necesitas 2.000. (Del mismo modo, si puedes vender 200 dólares al año, sólo necesitas 500 fans verdaderos). O puede que sólo necesites 75.000 dólares al año para vivir, así que ajustas a la baja. O si eres un dúo, o tienes un socio, entonces necesitas multiplicar por 2 para obtener 2.000 fans. Si se trata de un equipo, hay que multiplicar aún más. Pero la buena noticia es que el aumento del tamaño de tu base de aficionados reales es geométrico y lineal en proporción al tamaño del equipo; si aumentas el equipo en un 33%, sólo necesitas aumentar tu base de aficionados en un 33%.

Otra forma de calcular el apoyo de un verdadero aficionado, es aspirar a obtener de él el salario de un día al año. ¿Puedes emocionarlos o complacerlos lo suficiente como para ganar un día de trabajo? Es un listón muy alto, pero no imposible para 1.000 personas en todo el mundo.

Y, por supuesto, no todos los fans serán súper. Mientras que el apoyo de mil verdaderos fans puede ser suficiente para ganarse la vida, por cada uno de ellos puede haber dos o tres fans normales. Piensa en círculos concéntricos con verdaderos fans en el centro y un círculo más amplio de fans normales a su alrededor. Estos fans habituales pueden comprar tus creaciones ocasionalmente, o pueden haber comprado sólo una vez. Pero sus compras ordinarias amplían tus ingresos totales. Tal vez aporten un 50% adicional. Aun así, es conveniente centrarse en los superfans porque el entusiasmo de los verdaderos fans puede aumentar el patrocinio de los fans habituales. Los verdaderos fans no sólo son la fuente directa de tus ingresos, sino también tu principal fuerza de marketing para los fans ordinarios.

Los fans, los clientes y los mecenas existen desde siempre. ¿Qué hay de nuevo en esto? Un par de cosas. Mientras que la relación directa con los clientes era el modo por defecto en los viejos tiempos, las ventajas del comercio minorista moderno hicieron que la mayoría de los creadores del siglo pasado no tuvieran contacto directo con los consumidores.

A menudo, incluso los editores, estudios, sellos y fabricantes no disponían de información tan crucial como el nombre de sus clientes. Por ejemplo, a pesar de llevar cientos de años en el negocio, ningún editor de libros de Nueva York conocía los nombres de sus lectores principales y dedicados. Para los creadores anteriores, estos intermediarios (y a menudo había más de uno) significaban que se necesitaba un público mucho mayor para tener éxito. Con la llegada de los omnipresentes sistemas de comunicación y pago entre iguales -lo que hoy se conoce como la web-, todo el mundo tiene acceso a excelentes herramientas que permiten a cualquiera vender directamente a cualquier otra persona del mundo. Así, un creador de Bend, Oregón, puede vender -y entregar- una canción a alguien de Katmandú, Nepal, con la misma facilidad que un sello discográfico de Nueva York (quizá incluso más). Esta nueva tecnología permite a los creadores mantener las relaciones, para que el cliente se convierta en fan, y para que el creador se quede con el importe total del pago, lo que reduce el número de fans necesarios.

Esta nueva posibilidad de que el creador se quede con el precio total es revolucionaria, pero una segunda innovación tecnológica amplía aún más ese poder. Una virtud fundamental de una red de pares (como la web) es que el nodo más oscuro está a un solo clic del nodo más popular. En otras palabras, el libro, la canción o la idea más oscuros y menos vendidos están a un solo clic del libro, la canción o la idea más vendidos. Al principio del auge de la web, los grandes agregadores de contenidos y productos, como eBay, Amazon, Netflix, etc., se dieron cuenta de que las ventas totales de *todos* los artículos oscuros menos vendidos igualaban o, en algunos casos, superaban las ventas de los pocos artículos más vendidos. Chris Anderson (mi sucesor en Wired) llamó a este efecto «La larga cola», por la forma visualmente graficada de la curva de distribución de las ventas: una línea baja casi interminable de artículos que venden sólo unas pocas copias al año y que forman una larga «cola» para la abrupta bestia vertical de unos pocos bestsellers. Pero el área de la cola era tan grande como la cabeza. Con esa idea, los agregadores tenían un gran incentivo para animar al público a hacer clic en los artículos oscuros. Inventaron motores de recomendación y otros algoritmos para canalizar la atención hacia las creaciones raras de la larga cola. Incluso las empresas de búsqueda en la web, como Google, Bing o Baidu, encontraron que les interesaba recompensar a los buscadores con lo más oscuro, porque también podían vender anuncios en la larga cola. El resultado fue que lo más oscuro se volvió menos oscuro.

Si vivieras en alguno de los 2 millones de pueblos pequeños de la Tierra, podrías ser el único en tu ciudad que anhelara la música death metal, o que se excitara con los susurros, o que quisiera un carrete de pesca para zurdos. Antes de la web nunca podrías satisfacer ese deseo. Estarías solo en tu fascinación. Pero ahora la satisfacción está a un solo clic. Sean cuales sean tus intereses como creador, tus 1.000 verdaderos fans están a un clic de ti. Hasta donde yo sé, no hay nada -ningún producto, ninguna idea, ningún deseo- sin una base de fans en Internet. Todo lo que se hace, o se piensa, puede interesar al menos a una persona entre un millón: es un listón bajo. Sin embargo, si sólo una de cada millón de personas estuviera interesada, son potencialmente 7.000 personas en el planeta. Eso significa que cualquier atractivo entre un millón puede encontrar 1.000 verdaderos fans. El truco está en encontrar prácticamente a esos fans, o más exactamente, en hacer que ellos te encuentren a ti.

La cuestión es que las grandes empresas, los intermediarios y los productores comerciales no están preparados para conectar con esos miles de verdaderos fans. Son institucionalmente incapaces de encontrar y entregar audiencias y consumidores nicho. Esto significa que la larga cola está abierta para ti, el creador. Tendrás a tus verdaderos fans, uno entre un millón, para ti solo. Y las herramientas para conectar siguen mejorando, incluidas las recientes innovaciones en los medios sociales. Nunca ha sido tan fácil reunir a 1.000 verdaderos fans en torno a un creador, y nunca ha sido tan fácil mantenerlos cerca.

Una de las muchas innovaciones al servicio del verdadero creador de fans es el crowdfunding. Hacer que tus fans financien tu próximo producto por ellos es una genialidad. Todos salen ganando. Hay unas 2.000 plataformas de crowdfunding diferentes en todo el mundo, muchas de ellas especializadas en campos concretos: recaudar dinero para experimentos científicos, para grupos musicales o documentales. Cada una tiene sus propios requisitos y un modelo de financiación diferente, además de intereses especializados. Algunas plataformas exigen objetivos de financiación «todo o nada», otras permiten la financiación parcial, algunas recaudan dinero para proyectos terminados, otras, como Patreon, financian proyectos en curso. Los seguidores de Patreon pueden financiar una revista mensual, una serie de vídeos o el salario de un artista. El crowdfunding más famoso y más grande es Kickstarter, que ha recaudado 2.500 millones de dólares para más de 100.000 proyectos.

El número medio de seguidores de un proyecto de Kickstarter que tiene éxito es de 241 financiadores, mucho menos de mil. Eso significa que si tienes 1.000 verdaderos fans puedes hacer una campaña de crowdfunding, porque por definición un verdadero fan se convertirá en un financiador de Kickstarter. (Aunque el éxito de tu campaña depende de lo que pidas a tus fans).

La verdad es que cultivar a mil verdaderos fans lleva mucho tiempo, a veces es desesperante, y no es para todos. Si se hace bien (¿y por qué no hacerlo bien?) puede convertirse en otro trabajo a tiempo completo. En el mejor de los casos, será una tarea a tiempo parcial que consuma y suponga un reto y que requiera habilidades continuas. Hay muchos creadores que no quieren ocuparse de los aficionados, y sinceramente no deberían hacerlo. Deberían limitarse a pintar, o coser, o hacer música, y contratar a otra persona para que se ocupe de sus superfans. Si eres tú y añades a alguien para que se ocupe de los fans, un ayudante sesgará tu fórmula, aumentando el número de fans que necesitas, pero puede que sea la mejor mezcla. Si vas tan lejos, ¿por qué no «subcontratar» el trato con los fans a los intermediarios, es decir, a las discográficas, los estudios, las editoriales y los minoristas? Si trabajan para ti, bien, pero recuerda que en la mayoría de los casos lo harán peor que tú.

La matemática de los 1.000 verdaderos fans no es una opción binaria. No tienes que ir por esta vía excluyendo otra. Muchos creadores, entre los que me incluyo, utilizan las relaciones directas con los superfans además de los intermediarios de la corriente principal. Me han publicado varias editoriales neoyorquinas de renombre. He autopublicado. Y he utilizado Kickstarter para publicar a mis verdaderos fans. He elegido cada formato en función del contenido y de mi objetivo. Pero en todos los casos, cultivar a mis verdaderos fans enriquece la ruta que elijo.

Lo que hay que tener en cuenta: 1.000 verdaderos fans es un camino alternativo al estrellato para alcanzar el éxito. En lugar de intentar alcanzar las estrechas e improbables cimas de los éxitos de ventas de platino, los éxitos de taquilla y el estatus de celebridad, puedes aspirar a la conexión directa con mil verdaderos fans. En el camino, independientemente del número de fans que consigas, no estarás rodeado de un enamoramiento caprichoso, sino de un aprecio genuino y verdadero. Es un destino mucho más sensato al que aspirar. Y es mucho más probable que llegues a él.

A continuación, el ensayo original de 2008. Fue escrito antes de la llegada de Kickstarter, Indiegogo y otros sitios de crowdfunding, e incluye más la historia de la idea. – KK

La larga cola es una buena noticia para dos clases de personas: unos pocos agregadores afortunados, como Amazon y Netflix, y 6.000 millones de consumidores. De los dos, creo que los consumidores obtienen la mayor recompensa de la riqueza oculta en nichos infinitos.

Pero la larga cola es una bendición mixta para los creadores. Los artistas individuales, los productores, los inventores y los creadores son ignorados en la ecuación. La larga cola no aumenta mucho las ventas de los creadores, pero sí añade una competencia masiva y una interminable presión a la baja sobre los precios. A menos que los artistas se conviertan en grandes agregadores de las obras de otros artistas, la larga cola no ofrece ningún camino para salir del tranquilo marasmo de las ventas minúsculas.

Aparte de aspirar a un éxito de ventas, ¿qué puede hacer un artista para escapar de la larga cola?

Una solución es encontrar 1.000 verdaderos fans. Aunque algunos artistas han descubierto este camino sin llamarlo así, creo que merece la pena intentar formalizarlo. La esencia de 1.000 Fans Verdaderos se puede enunciar de forma sencilla:

Un creador, como un artista, un músico, un fotógrafo, un artesano, un intérprete, un animador, un diseñador, un creador de vídeos o un autor -en otras palabras, cualquier persona que produzca obras de arte- necesita conseguir sólo 1.000 Fans Verdaderos para ganarse la vida.

Un verdadero fan se define como alguien que comprará cualquier cosa y todo lo que produzcas. Conducirá 300 kilómetros para verle cantar. Comprarán la caja de lujo reeditada en alta resolución de tu material aunque tengan la versión de baja resolución. Tienen una alerta de Google con tu nombre. Marcan la página de eBay donde aparecen tus ediciones descatalogadas. Acuden a tus inauguraciones. Te hacen firmar sus ejemplares. Compran la camiseta, la taza y la gorra. No pueden esperar a que publiques tu próxima obra. Son verdaderos fans.

Verdaderos fans-1

Para elevar tus ventas fuera de la línea plana de la larga cola necesitas conectar con tus Verdaderos Fans directamente.  Otra forma de decirlo es que necesitas convertir mil Lesser Fans en mil True Fans.

Supongamos, de forma conservadora, que cada uno de sus verdaderos fans gastará el salario de un día al año para apoyar lo que usted hace. Ese «salario de un día» es una media, porque por supuesto tus fans más auténticos gastarán mucho más que eso.  Fijemos esa dieta que cada verdadero fan gasta en 100 dólares al año. Si tienes 1.000 fans, la suma asciende a 100.000 dólares al año, lo que, descontando algunos gastos modestos, es un medio de vida para la mayoría de la gente.

Mil es un número factible. Podrías contar hasta 1.000. Si añadieras un aficionado al día, sólo tardarías tres años. La verdadera afición es factible. Complacer a un verdadero fan es placentero y estimulante. Recompensa al artista que se mantiene fiel, que se centra en los aspectos únicos de su trabajo, las cualidades que los Verdaderos Fans aprecian.

El reto principal es que tienes que mantener el contacto directo con tus 1.000 Fans Verdaderos. Ellos te dan su apoyo directamente. Tal vez vengan a tus conciertos en casa, o compren tus DVD en tu página web, o pidan tus láminas en Pictopia. En la medida de lo posible, conservas la totalidad de su apoyo. Además, te beneficias de la retroalimentación y el cariño directos.

Las tecnologías de conexión y fabricación a pequeña escala hacen posible este círculo. Los blogs y los canales RSS difunden noticias y próximas apariciones o nuevas obras. Los sitios web albergan galerías de tus trabajos anteriores, archivos de información biográfica y catálogos de parafernalia. Los fabricantes de discos, Blurb, las tiendas de prototipos rápidos, Myspace, Facebook y todo el ámbito digital conspiran para que la duplicación y la difusión en pequeñas cantidades sean rápidas, baratas y fáciles. No se necesita un millón de fans para justificar la producción de algo nuevo. Un simple millar es suficiente.

Este pequeño círculo de fans acérrimos, que puede darte la vida, está rodeado de círculos concéntricos de fans menores. Esta gente no comprará todo lo que usted hace, y puede que no busque el contacto directo, pero sí comprará gran parte de lo que usted produce. Los procesos que desarrolle para alimentar a sus verdaderos fans también alimentarán a los fans menores. A medida que adquiera nuevos Fans Verdaderos, también podrá añadir muchos más Fans Menores. Si sigues adelante, puede que acabes con millones de fans y alcances el éxito. No conozco a ningún creador que no esté interesado en tener un millón de fans.

Pero el objetivo de esta estrategia es decir que no necesitas un éxito para sobrevivir.  No es necesario apuntar a la cabeza corta de los best-sellers para escapar de la cola larga. Hay un lugar en el medio, que no está muy lejos de la cola, donde al menos puedes ganarte la vida. Ese refugio intermedio se llama 1.000 True Fans. Es un destino alternativo al que puede aspirar un artista.

Los jóvenes artistas que se inician en este mundo digitalmente mediado tienen otro camino distinto al del estrellato, un camino que es posible gracias a la propia tecnología que crea la larga cola. En lugar de intentar alcanzar las estrechas e improbables cimas de los éxitos de platino, los superventas y el estatus de celebridad, pueden aspirar a la conexión directa con 1.000 verdaderos fans. Es un destino mucho más sensato al que aspirar. Te ganas la vida en lugar de una fortuna. No estás rodeado de modas y encaprichamientos, sino de Verdaderos Fans. Y es mucho más probable que llegues allí.

Algunas advertencias. Esta fórmula -mil Fans Verdaderos directos- está pensada para una persona, el artista en solitario. ¿Qué ocurre con un dúo, o un cuarteto, o un equipo de cine? Obviamente, necesitarás más fans. Pero los fans adicionales que necesitarás están en proporción geométrica directa al aumento de tu grupo creativo. En otras palabras, si aumentas el tamaño de tu grupo en un 33%, sólo necesitas añadir un 33% más de fans. Este crecimiento lineal contrasta con el crecimiento exponencial con el que se inflan muchas cosas en el ámbito digital. No me sorprendería descubrir que el valor de tu red de Fans Verdaderos sigue la regla estándar de los efectos de red, y aumenta como el cuadrado del número de Fans. A medida que tus True Fans se conectan entre sí, aumentarán más fácilmente su gasto medio en tus obras. Por tanto, aunque el aumento del número de artistas que participan en la creación incrementa el número de Fans Verdaderos necesarios, el aumento no explota, sino que aumenta suavemente y en proporción.

Una advertencia más importante: No todos los artistas están hechos, o dispuestos, a ser un nutriente de fans. Muchos músicos sólo quieren tocar música, o los fotógrafos sólo quieren disparar, o los pintores pintar, y temperamentalmente no quieren tratar con los fans, especialmente con los verdaderos fans. Estos creativos necesitan un mediador, un gestor, un agente, un galerista, alguien que gestione a sus fans.  No obstante, pueden seguir aspirando al mismo destino intermedio de 1.000 True Fans. Sólo trabajan a dúo.

Tercera distinción. Los fans directos son los mejores. El número de Fans Verdaderos necesarios para ganarse la vida indirectamente se infla rápidamente, pero no de forma infinita. Tomemos el ejemplo de los blogs. Dado que el apoyo de los fans a un bloguero se canaliza a través de los clics publicitarios (excepto en el caso ocasional de las propinas), se necesitan más fans para que un bloguero se gane la vida. Pero aunque esto hace que el destino se desplace hacia la izquierda en la curva de la cola larga, todavía está lejos del territorio de las superproducciones. Lo mismo ocurre con la publicación de libros. Cuando las empresas se encargan de obtener la mayor parte de los ingresos de tu obra, se necesitan muchos más fans verdaderos para apoyarte. En la medida en que un autor cultive el contacto directo con sus fans, menor será el número necesario.

Por último, el número real puede variar en función del medio. Quizá sean 500 True Fans para un pintor y 5.000 True Fans para un videasta. Seguramente las cifras varían en todo el mundo. Pero en realidad el número real no es crítico, porque no se puede determinar sino intentándolo. Una vez que estés en ese modo, el número real se hará evidente. Ése será el número del ventilador verdadero que le funcione. Mi fórmula puede estar fuera de un orden de magnitud, pero aún así, es mucho menos de un millón.

He buscado en la literatura cualquier referencia al número de Fan Verdadero. El cofundador de Suck.com, Carl Steadman, tenía una teoría sobre las microcelebridades. Según sus cálculos, una microcelebridad era alguien famoso para 1.500 personas. Así que esos mil quinientos delirarían sobre ti. Según Danny O’Brien, «A una persona de cada ciudad de Gran Bretaña le gusta tu estúpido cómic online. Eso es suficiente para mantenerte en cervezas (o ventas de camisetas) todo el año».

Otros llaman a este apoyo a la microcelebridad micromecenazgo, o mecenazgo distribuido.

En 1999, John Kelsey y Bruce Schneier publicaron un modelo para esto en First Monday, una revista online. Lo llamaron el Protocolo del Artista Callejero.

Utilizando la lógica de un artista callejero, el autor se dirige directamente a los lectores antes de que se publique el libro; quizás incluso antes de que se escriba. El autor se salta al editor y hace una declaración pública del orden de: «Cuando consiga 100.000 dólares en donaciones, lanzaré la siguiente novela de esta serie».

Los lectores pueden ir al sitio web del autor, ver cuánto dinero se ha donado ya y donar dinero a la causa de sacar su novela. Hay que tener en cuenta que al autor no le importa quién pague para sacar el siguiente capítulo; tampoco le importa cuántas personas leen el libro que no han pagado por él. Sólo le importa que su bote de 100.000 dólares se llene. Cuando lo hace, publica el siguiente libro. En este caso, «publicar» significa simplemente «poner a disposición», no «encuadernar y distribuir en librerías». El libro se pone a disposición, de forma gratuita, de todos: los que pagaron por él y los que no.

En 2004, el autor Lawrence Watt-Evans utilizó este modelo para publicar su última novela. Pidió a sus verdaderos fans que pagaran colectivamente 100 dólares al mes. Cuando conseguía 100 dólares, publicaba el siguiente capítulo de la novela. Todo el libro se publicó en línea para sus Verdaderos Fans, y más tarde en papel para todos sus fans. Ahora está escribiendo una segunda novela de esta manera. Se calcula que se las arregla con unos 200 fans verdaderos porque también publica de la manera tradicional, con anticipos de una editorial apoyada por miles de fans menores.  Otros autores que utilizan a los fans para apoyar directamente su trabajo son Diane Duane, Sharon Lee y Steve Miller, y Don Sakers. El diseñador de juegos Greg Stolze empleó un modelo similar de True Fan para lanzar dos juegos prefinanciados. Cincuenta de sus True Fans aportaron el capital inicial para sus costes de desarrollo.

La genialidad del modelo True Fan es que los fans son capaces de alejar a un artista de los bordes de la larga cola en mayor medida de lo que indican sus números. Pueden hacerlo de tres maneras: comprando más por persona, gastando directamente para que el creador se quede con más por venta, y permitiendo nuevos modelos de apoyo.

Los nuevos modelos de apoyo incluyen el micromecenazgo. Otro modelo es la prefinanciación de los costes de puesta en marcha. La tecnología digital permite que este apoyo de los fans adopte muchas formas. Fundable es una empresa basada en la web que permite a cualquiera recaudar una cantidad fija de dinero para un proyecto, al tiempo que garantiza a los patrocinadores que el proyecto se llevará a cabo. Fundable retiene el dinero hasta que se recauda la cantidad total. Si no se alcanza el mínimo, devuelve el dinero.

Fundable

He aquí un ejemplo del sitio de Fundable;

Amelia, una cantante soprano clásica de veinte años, prevende su primer CD antes de entrar en un estudio de grabación. «Si consigo 400 dólares en pedidos anticipados, podré pagar el resto [de los costes del estudio]», dijo a los posibles contribuyentes. El modelo de «todo o nada» de Fundable garantizaba que ninguno de sus clientes perdería dinero si no alcanzaba su objetivo. Amelia vendió más de 940 dólares en álbumes.

Mil dólares no mantendrán con vida ni siquiera a un artista hambriento durante mucho tiempo, pero con una atención seria, un artista dedicado puede hacerlo mejor con sus True Fans. Jill Sobule, un músico que se ha ganado un número considerable de seguidores a lo largo de muchos años de giras y grabaciones, lo está haciendo bien gracias a sus verdaderos fans. Hace poco decidió acudir a sus fans para financiar los 75.000 dólares de honorarios de grabación profesional que necesitaba para su próximo álbum. Hasta ahora ha recaudado cerca de 50.000 dólares. Al apoyarla directamente a través de su mecenazgo, los fans ganan intimidad con su artista. Según Associated Press:

Los contribuidores pueden elegir un nivel de donaciones que va desde los 10 dólares de «roca sin pulir», que les hace ganar una descarga digital gratuita de su disco cuando se haga, hasta los 10.000 dólares de «nivel de plutonio de grado armamentístico», en el que promete «venir a cantar en mi CD. No te preocupes si no sabes cantar, podemos arreglarlo». Por una contribución de 5.000 dólares, Sobule dice que dará un concierto en la casa del donante. Los niveles más bajos son los más populares, en los que los donantes pueden ganar cosas como una copia anticipada del CD, una mención en las notas de presentación y una camiseta que les identifica como «productor ejecutivo junior» del CD.

La alternativa habitual a ganarse la vida a base de True Fans es la pobreza.  Un estudio realizado en 1995 demostró que el precio aceptado por ser artista era elevado. La socióloga Ruth Towse encuestó a artistas en Gran Bretaña y determinó que, por término medio, ganaban por debajo de los niveles de subsistencia de la pobreza.

Sugiero que hay un lugar para los creativos entre la pobreza y el estrellato. En algún lugar más bajo que el estratosférico dominio del bestseller, pero más alto que la oscuridad de la larga cola. No conozco el número real, pero creo que un artista dedicado podría cultivar 1.000 verdaderos fans y, gracias a su apoyo directo utilizando las nuevas tecnologías, ganarse la vida honestamente.  Me encantaría saber de alguien que haya emprendido ese camino.”

Versión original de 1,000 true fans.

Cada semana comparto en la Newsletter contenido de valor

Simplemente rellena tus datos y recibirás el regalo directamente en tu bandeja de entrada 😉

Deja un comentario