fb

¿Por qué hay que pagar impuestos?

Sé que es uno de los contenidos más polémicos que he creado hasta ahora. Hace tiempo que me mordía la lengua con ello. Ni te imaginas el tiempo que me he autocensurado en este tema.

Este episodio lo grabé como parte del contenido exclusivo de la comunidad de Alternatribu. He recibido mucho feedback al respecto y me han empujado a compartirlo en abierto.

Por si no lo sabías

En Alternatribu.com cada mes compartimos contenido exclusivo, hacemos talleres en directo, organizamos quedadas físicas y mucho más. Entra a una comunidad que se apoya entre sí en la que nunca estarás sólo con tu proyecto.

Ahora voy al contenido del episodio del Podcast Nómada Digital de hoy.

Te dejo el enlace por si quieres acceder directamente:

Hablo y cuestiono uno de los pilares sociales más importante: el modelo impositivo.

¿Y si no queremos pagar los impuestos que otros han decidido?

¿Por qué es impopular cuestionarse esto?

El por qué nunca nadie nos ha enseñado a cuestionarnos esto es evidente: el que te educa prefiere que no pienses.

librestado fiscalidad

Cuando se cuestiona el status quo en el tema de los impuestos, siempre salen frases tipo:

Es que el problema está en cómo gestionan los impuestos, hay mucha corrupción, se reparten la pasta, mantenemos a una panda de inútiles…

Sencillamente: ¿Y si no me da la gana de participar de esto?

Que es antisolidario, que la seguridad social, que las carreteras, educación, orfanatos…

Lo entiendo, no estoy discutiendo si es necesario o no un sistema que mantenga una infraestructura estatal que ayude al desarrollo social.

Lo que cuestiono es que se mantenga a base de los impuestos que cargan al ciudadano, por el mero hecho de nacer en un país determinado.

Oiga, yo no debo nada a nadie por haber nacido aquí.

Hay países en los que estás obligado a tributar de por vida, por el mero hecho de ser ciudadano, por el mero hecho de nacer en. Aunque te vayas a vivir a otro lado y tributes en otro país, el estado en el que has nacido seguirá chupando de tí -estados unidos es un ejemplo de este sistema-.

En el caso español, si te cambias la residencia fiscal -y cumples con las leyes tributarias-, no tienes por qué seguir manteniendo al estado.

Entonces: ¿Por qué no hacerlo? o, por lo menos, ¿Por qué no planteárselo?

Entiendo que es algo que cueste, que no es fácil para muchos, porque tiene implicaciones importantes: irse a vivir al extranjero la primera de ellas.

No digo que sea para todo el mundo, ni la solución a todos tus problemas.

Lo que trato de plantear, y creo que en esto el debate es sano, es:

Si amamos la libertad y planificamos nuestra vida, uno de los puntos que deberíamos de plantearnos es el de la tributación.

libertad geografica

Cuando comienzas a cuestionarte en serio el sistema en el que vivimos, te das cuenta de que hay muchas alternativas, que son reales. Que existe una manera diferente de vivir.

A esto dedico mi día a día: explorar y difundir maneras distintas de vivir (Vivo Distinto).

Personalmente, creo que no es un secreto para nadie, tengo muy poca simpatía al estado en el que nací; considero abusivo, desproporcionado y horrible el sistema tributario español hacia los emprendedores. Y es uno de los principales motivos por los que vivo fuera, desde hace muchos años y es el principal motivo por el que no voy a volver.

Más allá de que pueda considerarlos una panda de chorizos que calientan sillones a costa del pueblo.

A lo que voy es al pragmatismo de las soluciones: Salirse de este yugo es posible. ¿Por qué no hacerlo?

Espero de verdad que el episodio de hoy no suscite muchas tensiones ni aversiones, nunca he entendido a los defensores a ultranza de los estados, súbditos y lacayos que no entienden en qué lado están ni lo que mantienen.

Cuéntame que opinas y sobre todo si te habías planteado en alguna ocasión cortar estas cadenas.

Cada semana comparto en la Newsletter contenido de valor

Simplemente rellena tus datos y recibirás el regalo directamente en tu bandeja de entrada 😉

Deja un comentario