Propósito de vida

Encontrar nuestro propósito de vida es una misión que de forma consciente o inconsciente nos encomiendan desde niños. 

En casa nos preguntan qué queremos ser de mayores, en la escuela nos incitan a tomar alguno de los caminos de la ciencia y en nuestra mente fantaseamos con convertirnos en superhéroes, futbolistas o estrellas de rock.

Aunque algunos tienen la suerte de empezar a labrar su propio camino a muy temprana edad, debes saber que no hay un momento o lugar determinado para encontrar tu propósito de vida. 

No importa si sucede a los 10 años, a los 20 o a los 50. Ese momento de eureka no distingue de edades.

Ahora bien, probablemente te estés preguntando de qué manera puedes descubrir qué es realmente lo que quieres o lo que te apasiona. 

Te entiendo. No hay nada más difícil que llegar a conocerse a uno mismo. Sin embargo, existen algunas preguntas que puedes hacerte y que te acercarán un poco a esa respuesta.

Por ejemplo:

  • ¿Qué harías todos los días aunque no te paguen por ello?
  • ¿Qué es lo que más te da felicidad?
  • Si el dinero no importara, ¿a qué dedicarías tu tiempo?
  • ¿Qué hacías la última vez que perdiste la noción del tiempo?
  • Si fueses a morir en pocos días, ¿qué harías durante el tiempo que te queda?

Anota en una libreta las respuestas a estas interrogantes, y tenlas cerca mientras continúas leyendo este artículo.

 

Qué es el propósito de vida

Vamos a intentar definir y darle un concepto al propósito de vida. 

Diversos autores ya lo han hecho antes.

Donde todos coinciden es en que el propósito de vida es la materialización de uno o varios hechos que, a consecuencia de ello, te llevan a un estado máximo de bienestar.

En otras palabras, el propósito de vida podría resumirse en encontrar y desarrollar actividades que, además de felicidad, te proporcionen todos los elementos que necesitas para vivir a plenitud. 

Estos elementos pueden ser paz, solvencia económica, realización personal, salud física, etc. Por supuesto, van a variar de persona en persona.

Una buena forma de descubrir cuáles acciones te hacen sentir de esta manera es recordando la última vez que estuviste en un estado de pleno bienestar. 

Ahora, piensa en qué fue lo que hiciste para sentirte así y extrae un verbo de ese pensamiento. 

Por ejemplo, si la última vez que te sentiste pleno fue cuando ayudaste a esa señora en el supermercado a cargar su bolsa, tal vez ayudar a los demás te dé felicidad.

Este ejercicio mental te llevará a responder dos preguntas fundamentales para descubrir tu propósito de vida.

motivacion vida

Ellas son:

  • ¿Cuáles son tus motivaciones?

La respuesta la encontrarás basándote en esos verbos. Pueden ser ayudar, hacer, crear, descubrir…

  • ¿Cómo es para ti ese estado máximo de bienestar?

Intenta plasmar con palabras cómo fue ese sentimiento al momento de ayudar a la señora.

Ejemplos de propósito de vida

Es probable que conocer de qué manera otras personas han transitado el proceso de encontrar su propósito de vida te motive a conseguir el tuyo. 

Un factor que tienen en común estos casos de éxito es que todas las actividades a las que se dedican distan mucho de los clásicos estilos de vida. 

De este modo, ya puedes irte dando cuenta que llenar los requisitos que nos dan al nacer, como ir a la universidad, casarse, tener hijos, una casa y un carro lujoso, no necesariamente son el camino a lograr ese estado de máximo bienestar.

De hecho, algunos de estos entrevistados renunciaron a esa vida porque no encontraban en ella la felicidad. 

Una vez se decidieron a buscar su verdadero propósito de vida, se convirtieron en personas plenas.

La gran enseñanza de estos personajes es que está bien cuestionar todo aquello que damos por sentado desde niños. 

Está bien sentirte inconforme con tu vida, así estés llenando todos los requisitos sociales de una “persona exitosa”. 

Pero sobre todo, está bien darle un golpe a la mesa y decidir tomar un nuevo rumbo, sin importar tu edad.

 

Cómo encontrar tu propósito de vida

eleccion vida

Hasta este punto, hay tres aspectos que ya han quedado claros:

  1. Tu propósito de vida se entrelaza estrechamente con el bienestar económico.
  2. La forma de alcanzar una vida plena es dedicándote a lo que más te gusta y a lo que eres bueno.
  3. Alcanzar este estado de plenitud puede significar renunciar a la estabilidad y el confort de tu vida actual.

En base a estas tres premisas, vamos a enumerar seis pasos claves para encontrar tu propósito de vida.

1.- Identificar cuál es tu base

Para lograr tener un propósito de vida robusto y bien definido, este debe estar sostenido por tres pilares fundamentales. Ellos son: tu pasión, tu talento y las oportunidades del mercado. Expliquemos a fondo cada uno de ellos.

  • Pasión: La pasión es aquello que realizarías a diario sin que te importe si te pagan o no. Son esas actividades que te nutren de forma espiritual, y que las haces porque realmente te apasionan.
  • Talento: Todos somos buenos para algo. Ya sea que nazcas con una habilidad o que hayas dedicado tiempo para desarrollarla, identifica cuál es y tenla siempre presente.
  • Oportunidad del mercado: Volviendo al tema monetario, este punto es de vital importancia. Para que los dos pilares anteriores puedan sostenerse, necesitarán de solvencia económica. La forma de hacerlo es encontrando un mercado con un problema que deba ser resuelto a través de actividades relacionadas con tu pasión y tu talento.

Es bonita aquella frase de “Si te dedicas a lo que te gusta y lo haces con amor, el dinero llegará solo”. Pero el mundo real funciona de otra manera. 

Tienes que estar consciente de que siempre existirá un contexto al que deberás adaptarte. 

Por ejemplo, si tu pasión es la pesca pero vives en medio de un desierto y no piensas mudarte, francamente no podrás vivir de esa actividad. 

Entonces, la conclusión de este primer punto para encontrar tu propósito de vida es hallar el equilibrio entre tu pasión, tu talento y las oportunidades del mercado. 

Es posible que tengas que sacrificar ciertas cosas en uno o en otro aspecto, pero siempre es posible construir una base sólida sobre estos tres pilares. Dicha base será tu punto de partida hacia la vida que anhelas.

2.- Acude a tus seres queridos

Ya sean familiares, amigos o tu pareja, pregúntales qué aspectos y cualidades resaltarían ellos en ti.

Este paso es vital para ayudarte a encontrar tu pasión y tu talento. Tener la opinión de terceros puede darte una perspectiva totalmente distinta de ti mismo.

Acude únicamente a personas de tu entera confianza. Personas que sepas que serán 100 % honestas contigo, y que no tendrán tapujos para hacerte ver los que ellos consideran son tus errores y falencias.

Escúchalos atentamente y, aunque no estés de acuerdo con alguna opinión, acéptala y valórala. 

Recuerda que estas personas te conocen bastante bien, y llevan años observando tus debilidades y fortalezas. Por lo tanto, su aporte es sumamente valioso al proceso de encontrar tu propósito de vida.

3.- Si te sacas el miedo, ¿qué harías?

Responder a esta pregunta conlleva un profundo acto de introspección. Sin darnos cuenta, las dinámicas sociales nos llevan a actuar de cierta manera para “encajar” o “pertenecer”.

Esta conducta, con el pasar de los años, va creando una capa gruesa que puede llegar a tapar tus verdaderos deseos. 

El miedo a la burla, el rechazo y el fracaso son fuertes inhibidores de las pasiones y los talentos. 

Para hallar el propósito de tu vida deberás remover esa capa de inseguridades y redescubrir aquellas cosas que te hacen feliz.

4.- No más excusas

Las excusas son el alimento de la mediocridad. El acto constante de crear cientos de excusas luego de tener una idea o de querer hacer algo tiene su explicación.

El ser humano está diseñado para sobrevivir, no para desarrollarse. Es por esto que tu subconsciente puede atarte a tu zona de confort. 

La forma en que lo hace es creando excusas y poniendo peros a cada planteamiento nuevo que generas.

Pero en verdad, puedes hacer cualquier cosa que desees. Solamente es cuestión de aprender a apagar esa voz que planea aferrarte a tu vida cómoda y segura.

De ahora en adelante, cada vez que tengas una nueva idea, no pienses en todo lo que podría salir mal. 

Por el contrario, enfócate en las herramientas de las que dispones para sobreponerte a las dificultades que conlleva alcanzar tus metas.

5.- Tienes el control de tu vida

La vida es, en un 10 %, las cosas que te pasan; el 90 % restante es cómo reacciones ante ello.

El crecimiento personal viene de la mano con entender que todo lo que pasa en tu vida depende única y exclusivamente de ti.

Ya no importa tu pasado, las condiciones en las que naciste, las decisiones de los políticos o qué tan duro han sido tus caminos. A partir de este momento tienes el control de tu nave, y solo tú decides a qué puerto dirigirla.

El desligar la responsabilidad de tu vida de los factores externos es un acto liberador, porque te empodera de una manera definitiva en tu camino a encontrar el propósito de tu vida.

6.- El momento perfecto siempre es ahora mismo

El momento ideal es una utopía. Si decides esperar a que todas las condiciones estén dadas para poner en marcha algún proyecto, nunca vas a comenzar.

Alcanzar un nivel de pleno bienestar te demandará valentía. 

Si ya has logrado identificar tus pasiones, talentos, mercado donde aplicarlos y has trazado un mapa que te dirige hacia tus objetivos, hoy es el día en que debes empezar a recorrer tu ruta.

El primer paso siempre será el más difícil de dar, pero también es el más importante. 

Vencer la procastinación es un reto gigante para alcanzar tus propósitos de vida.

Un consejo importante cuando estés trazando tu ruta es ponerte objetivos simples y realizables. 

Si todos los días avanzas un poco, vivirás con una sensación de satisfacción que te impulsará a cumplir tu meta del día siguiente.

Y después de cierto tiempo, la consecución de todos estos pequeños objetivos desencadenará en algo realmente grande.

Recuerda que Roma no se construyó en un solo día.

 

Entonces, ¿cuál es tu propósito de vida?

proposito vida

Como ya lo habrás notado, responder esta pregunta es un gran desafío. 

Si ya has encontrado tu propósito, déjame decirte que estoy muy feliz por ti. Ahora solo tienes que trazar un plan que te lleve hasta él y comprometerte a cumplirlo.

Pero si aún estás algo perdido, todas estas herramientas te van a ayudar a conseguir tu verdadero propósito.

Como reflexión final, te comentaré algo a modo personal que he aprendido siendo un viajero y un nómada digital.

La felicidad plena no consiste solamente en cumplir un objetivo, sino en aprender a disfrutar todo el camino que te lleva a lograrlo.

De hecho, alcanzar una meta y luego no tener ninguna otra puede hacerte entrar en un estado de desconcierto y estancamiento. Es necesario que tu mente y tu cuerpo se mantengan atentos a nuevas oportunidades y desafíos.

Esto quiere decir que siempre debes tener un objetivo en vista que te motive a despertarte y salir de tu cama. 

Al final del día te darás cuenta que la realización personal tiene mucho que ver con vivir a plenitud cada pequeño detalle, como el café de la mañana, el paseo de tu mascota, la sonrisa de tu hijo o el abrazo de tu madre.

Así que no esperes a lograr tus metas para sentir que cumpliste con tu objetivo, porque tu propósito de vida siempre tiene que ser mantenerte en el camino de lograr algo que para ti sea grandioso.

1 comentario en «Propósito de vida»

  1. Excelente artículo! Todos deberíamos encontrar nuestro propósito de vida.

    Responder

Deja un comentario