Resumen mensual Nómada Digital [Tiempo y dinero] agosto 2020

¡El mes de agosto es un mes de récords! Pero de récords muy extraños. Para empezar, decir que ha sido el mes de agosto que mejor me ha ido profesionalmente. Pero también es cierto que todos mis proyectos han madurado y ahora están funcionando muy bien. Con lo que es lógico que cada mes sea "el mejor" en este sentido, si los comparamos con los años anteriores.

¿Qué récords tiene el mes de agosto?

¿En qué he invertido mi tiempo?

Este mes de agosto he trabajado muy poco, de hecho, es el mes en que menos he trabajado desde que vivo como Nómada Digital. ¡En total han sido poco más de 66 horas de trabajo en todo el mes!

resumen mensual agosto 2020

¿Por qué?

En realidad la desconexión fue medio obligada. Hice un viaje con la furgoneta por el Pirineo de Francia y para mi sorpresa, internet funcionaba muy mal. Extremadamente mal, peor que en muchos sitios de Nicaragua.

Realmente pensaba que en el sur de Francia funciona mejor el tema de internet y del Wifi en los bares. Lo que hizo que directamente ni lo intentara en muchos sitios. Conectaba lo justo para poder revisar, dar soporte y poco más.

La verdad es que al final me ha ido bien la excusa del internet para desconectar, tomar fuerzas y renovar energías para poder empezar septiembre con muchas ganas.

¿En qué he gastado mi dinero?

grafico gastos mes agosto


Agosto también ha sido un mes de récord en lo que a gasto nos referimos. He gastado mucho dinero. En concreto 1.600 euros de un presupuesto de 800. ¡He doblado el gasto!

Este aumento ha sido básicamente por una reparación de la furgoneta de más de 600 euros. Tener tu propio vehículo supone gastos añadidos que, hasta la fecha, no tenía.

Historia de un mes de agosto para recordar

La primera semana me la pasé trabajando. Que fue cuando hice casi todas las horas de este mes. A partir de la primera semana de agosto me marché a Francia.

Ya conté en el Episodio anterior el tema de que debo marchar del país, así que marcharme unos días a Francia fue una buena solución.

Básicamente estuve por el sur de Francia, no muy lejos de la frontera. Recorriendo los pirineos, que en realidad no conocía demasiado y me han parecido espectaculares.

¡Me lo pase de coña! Huyendo del calor, haciendo montaña y desconectando de todo. De hecho, ¡La segunda noche nos nevó! Si bien es cierto que más de un día nos hizo tormenta, que no es lo ideal, para dormir y hacer excursiones fue un clima excelente.

De este viaje saqué conclusiones varias:

  • La furgoneta me funciona bien pero realmente se me queda pequeña. Para moverme me va genial pero viajando dos personas dentro y para trabajar el espacio es demasiado reducido. ¡Creedme, tuve tiempo de comprobarlo!
  • Tener una placa solar grande es una maravilla y se convierte en un indispensable. Tengo claro que cualquier transporte con el que me vaya a mover en un futuro tendrá placa solar. Para mí es indispensable para trabajar, realizar sesiones y cargar baterías de las cámaras, etc. Básicamente me da tranquilidad para poder desarrollar mis proyectos sin problemas
  • Descubrí los campings. Os parecerá una afirmación muy naif, pero es la primera vez en mi vida que utilizo las instalaciones de un camping como forma usual en un viaje. Después de pasar unos días viviendo en la furgoneta, bajar a un camping y poder disfrutar de internet, piscina, instalaciones, sitio para cocinar, etc. Fue todo un descubrimiento. Eso sí, la red WiFi también era una mierda.

Además, en Francia, los campings son baratos si los comparamos con los españoles. Para mí fue toda una novedad y decidí incorporarlos a mi modo de viajar cuando vaya con la furgoneta. En total pasamos 7 noches en campings a lo largo de este viaje y no llegamos a pagar más de 20€ para dos personas y la furgoneta.

Maneras de viajar y presupuesto

Si quitase el gasto de la reparación de la furgoneta, el presupuesto mensual no se me habría escapado tanto  y entraría dentro de  lo normal para mí.

El aumento también es debido al aumento de vida social que provoca el hecho de estar cerca de casa. Tengo que confesar que he invitado mucho a los amigos porque las cosas me van bien y me apetece compartirlo con ellos. En concreto este viaje a Francia lo hice con Carla y la invité a venir porque puedo y me apetecía. Pero está claro que el presupuesto para dos no es el mismo que cuando uno viaja solo.

Además, ha sido mi cumpleaños, así que invité toda la familia a comer. Todo esto va sumando y hay un gasto importante en cuentas pagadas. ¡No hay problema!

Si miro las cuentas y predicciones que hice para este año tendría que asustarme. ¡A mes de agosto la cuenta anual ya está en negativo! Pero esta cuenta se compensa con la cuenta de billetes de avión, puesto que no se ha podido viajar. Y hay que entender también que hice la compra de la furgoneta, que tarde o temprano volveré a vender.

cuentas mes agosto

Estoy tranquilo básicamente porque tengo ahorros y porque sé que no me voy a gastar el dinero de los billetes de avión. Además los números anuales se dispararon en el momento en que me compré la furgoneta por 5.000 euros.

Todo esto significa que mi modo de vida sigue costando alrededor de 800 euros al mes, cosa que me tranquiliza.

El aumento de presupuesto son gastos puntuales y además estoy pensando seriamente en vender la furgoneta. Así que probablemente vaya a recuperar el dinero invertido.

Una de las cosas importantes que hice antes de ir a Francia y que también han aumentado los gastos es ¡hacerme dos tatuajes! La verdad es que hacía tiempo que tenía ganas de tatuarme las dos cosas más importantes de mi vida: los viajes y la fotografía.

tatuaje viaje avion papel

Uno de los dos tatuajes que me hice.

Vender la furgoneta

En el Episodio #81 del Podcast, coincidiendo con el último resumen mensual del mes de julio 2020, ya os conté los problemas que tenía con la furgoneta: los fallos mecánicos que me ha tocado reparar. En este asunto tengo noticias nuevas:

Como ya sabéis durante el regreso de Madrid la furgoneta empezó a fallar. Obviamente hablé con la mujer que me vendió la furgoneta, porque no puede ser que el vehículo esté en mal estado con el poco uso que le he dado.

Esto me recuerda a antiguas experiencias con vehículos de segunda mano. Con este tipo de compras nunca sabes realmente el estado del vehículo. Aunque lo pruebes en el momento de la compra, no lo estás probando realmente. Para ello necesitas largos recorridos y asegurarte de que todo va bien.

Problemáticas como las de la furgoneta son habituales pero no por eso menos graves. Al final, aunque me va a tocar pagar la reparación a mí, no tendría que ser así. Esto me cansa. Aunque hoy por hoy tengo la furgoneta bien, mi idea es venderla de nuevo y tener un problema menos.

Escribir un segundo libro

Estoy escribiendo la segunda parte de mi libro “La vida que yo quiero”. Llevo meses dedicándome a escribir, pero me falta tiempo y capacidad de concentración. 

Tengo un problema con la concentración cuando estoy acompañado y este verano con la furgoneta he tenido pocos momentos de soledad para poder dedicarme a escribir. Soy muy consciente de que para ser feliz necesito ser productivo y escribir forma parte de esta productividad y creatividad que tanto me motiva, pero si no estoy concentrado, me cuesta. Necesito momentos de soledad para focalizar y ponerme a ello.

Para solucionar el problema de concentración he decidido ponerme una máxima que intento aplicarme: hay ciertas horas al día que son sagradas para mí en las que estoy trabajando y no existo para nadie. Pero no encuentro la rutina necesaria para poder establecer un horario fijo para trabajar. Tener cada día el mismo horario me permitiría trabajar de forma metódica y productiva. Estoy pensando en establecer este horario por las mañanas, empezando a las 9h, cuando estoy fresco y suficientemente despierto para poner el cerebro al 100%.

concentración para trabajar

Si no establezco esta rutina me es difícil trabajar, sobretodo estando en ruta y viviendo como Nómada Digital. Además esta rutina es necesaria porque me he dado cuenta de que si abandono el trabajo, los ingresos caen en picado, además de que se me acumula el trabajo para el mes siguiente.

No me apetece tener un listado de cosas por hacer. Esto es lo que  me está pasando después de este mes de vacaciones.  Aun metiendo horas, no termino nunca el trabajo acumulado y los nuevos proyectos. Me queda en la experiencia el hecho de haber pasado unos días descansando, pero con consecuencias negativas.

Recorriendo el sur mientras replanteo el futuro

Después del viaje por Francia me fui a Vinaròs, un pueblo de la costa, más al sur del Delta del Ebro. Un pueblo encantador que hace años que conozco, con buenas playas y ¡Dónde se come demasiado bien!

Aproveché la estancia allí para ir avanzando en un proyecto personal que hace tiempo que tengo en mente: mi cueva Nómada.

¡Espero tener noticias pronto!

Y entre pisos y playas he pasado el mes, viviendo el presente, con mis amigos y familia, pero siempre con el gusanillo Nómada. La verdad es que tengo ganas de empezar a viajar en serio de nuevo.

Además de todo el trabajo hecho, este mes he terminado de diseñar una membresía para Vivedistinto.com que podría ver la luz a inicios del año que viene. Tengo ganas de saber vuestro feedback y saber qué necesitaríais como nómadas y oyentes. Estoy pensando en consultorías individuales, open metrics, consejos para emprendedores, masterclass con las cosas que me sirven día a día como nómada. Me sería muy útil saber realmente en qué os podría ayudar para poder terminar de encajar el puzzle y diseñar la membresía en función a necesidades reales.

¿Me ayudas?

Deja un comentario